DESTACADOS AR. NUESTRO BLOG DE DERMATOLOGÍA Y ESTÉTICA

Cuperosis

Publicado en Dermatología Estética el lunes, 7 enero 2019
cuperosis

La cuperosis es la dilatación de los vasos sanguíneos superficiales que se encuentran a ras de piel y que afectan principalmente a la zona de las mejillas, la nariz y la barbilla. Puede afectar a hombres y a mujeres. Cuando los vasos dilatados son finos, el color de los mismos es rosado o rojizo mientras que cuando son gruesos presentan un tono más azulado.

A estas dilataciones de los vasos sanguíneos se las conoce con el nombre de telangiectasias. Cuando lo que predomina es el color rojo en el rostro estaríamos hablando de eritema o de eritro-cuperosis.

La cuperosis facial es un problema principalmente estético, ya que resulta muy visible y puede llegar a acomplejar a quienes lo padecen. Esto suele afectar más a las mujeres, quienes intentan cubrir las rojeces con bases correctoras y maquillaje.

El problema de la cuperosis en la nariz, típica de muchos hombres, es que les da un aspecto muy similar al que presenta una nariz de una persona con problemas con el alcohol. Esto puede llevarle a situaciones equívocas muy incómodas.

¿Por qué se produce la cuperosis?

Ahora sabemos que es cuperosis pero, ¿por qué se produce? Los motivos concretos se desconocen, aunque hay algunos factores que sabemos que predisponen a padecerla:

– Los factores genéticos. Los hijos de personas con tendencias a las rojeces son más propensos a sufrirlas a su vez.

– Los factores climáticos. Vivir en zonas muy frías y tener la piel sensible predispone a sufrir estos enrojecimientos de la piel. También predispone el tomar el sol sin precaución pudiendo hacer que la piel se dañe y se vuelva mucho más sensible.

– El ser una persona con tendencia al sonrojo. Cuando una persona se sonroja con facilidad o su piel se enrojece fácilmente con los cambios de temperatura o por otros motivos, ocurre que en ciertas ocasiones los vasos sanguíneos del rostro quedan dilatados de forma permanente.

– Los problemas circulatorios. Dado que estamos hablando de un problema en los vasos sanguíneos, las personas con trastornos circulatorios tendrán más posibilidades de sufrir cuperosis, sobre todo si tienen la piel muy clara y sensible.

– El estrés y otros problemas emocionales. A menudo, cuando una persona presenta cuadros de estrés, ansiedad y otros problemas psíquicos o emocionales, la piel responde volviéndose más sensible y pudiendo experimentar cuperosis o rosácea.

Cuperosis y rosácea

A menudo se confunden la cuperosis y la rosácea. Sin embargo, mientras que en la cuperosis todo lo que ocurre es la dilatación de los vasos sanguíneos, en la rosácea el problema es mayor porque se produce también la inflamación de la piel y pueden ser necesarios tratamientos médicos crónicos.

No es poco frecuente que una persona sufra cuperosis rosácea, es decir, las dos enfermedades a un tiempo.

¿Existe para la cuperosis tratamiento efectivo?

Si se padece de cuperosis hay ciertos hábitos diarios que se pueden adquirir para tratar de evitar los brotes o conseguir que estos queden más espaciados entre sí.

tratamiento cuperosis

– Usar todos los días limpiadores e hidratantes específicos. No hay cremas para cuperosis que hayan demostrado efectividad, pero, por el contrario, si podemos encontrar productos cosméticos que la agravan. Por eso, se aconseja utilizar siempre productos de calidad e indicados para pieles sin problemas.

El dermatólogo puede indicar cuál es la mejor crema cuperosis en cada caso, ofreciendo hidratantes y productos de limpieza para la piel que ayudarán a controlar el problema.

– Utilizar maquillajes que dejen respirar la piel. Es normal que se usen maquillajes para ocultar las rojeces y marcas de la cuperosis y es posible hacerlo, pero asegurándose de que son maquillajes que permiten que la piel respire.

– Tratar de evitar aquellas situaciones que agraven las rojeces. Por ejemplo, abrigarse bien al salir a la calle en invierno tras haber estado en un lugar con calefacción, ya que el cambio de temperatura será muy perjudicial para el rostro. Usa una bufanda o pañuelo para cubrir la cara tanto como sea posible.

Seguramente habrás leído muchos artículos en los que se trata el tema de cuperosis tratamiento natural y remedios caseros. Pero no es recomendable recurrir a estos métodos ya que se puede acabar irritando la piel y causando más rojeces. Si sufres de cuperosis y no te conformas con tratar de evitar los brotes, sino que quieres eliminar las marcas de venas y rojeces puedes recurrir a una clínica de dermatología estética.

Los tratamientos para la cuperosis láser o luz pulsada están demostrando ser los más efectivos para eliminar las marcas típicas y las rojeces. Además, se consigue mejorar la calidad de la piel logrando así espaciar los brotes y controlar su intensidad. Si quieres conocer más sobre esta técnica o informarte sobre cuperosis láser precio puedes ponerte en contacto con nosotros.

No es posible curar la cuperosis de manera definitiva, pero sí se pueden borrar la mayor parte de sus huellas visibles, logrando un rostro sin líneas dibujadas y una piel con menos rojeces y brotes más espaciados.

 
Deja un comentario
Volver a listado de articulos